Anaconda Horacio Quiroga.

Esta historia comienza con una víbora o yarará, llamada Lanceolada, quien un día explorando una antigua propiedad deshabitada, de repente encuentra que la antigua casa ha sido poblada de nuevo por cuatro hombres, quienes han traído dos perros y unos caballos.

En la narración, el lector comprenderá que esos hombres han ido hasta la profundidad de la selva a buscar víboras, tomar su veneno y poder encontrar antídotos necesarios para tan terribles mordeduras.

El Barón de Santelmo, acompañado por algunos hombres fieles, desembarca en Argel, con el propósito de rescatar a la mujer que ama, la Condesa de Santafiora, que se encuentra prisionera de los moros, en la horrenda cárcel de Zidi Hassan.

En Argel, un príncipe musulmán, Zuleik Ben Abend, está enamorado de la Condesa y aspira a ser correspondido; por tal causa, el Barón se propone, antes que nada, eliminar a su presunto rival y aprovechando una circunstancia en que aquél, habiendo salido de caza seguido de halconeros y esclavos, se aleja de sus acompañantes, entabla una lucha a muerte.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *